« VOLVER A TODAS LAS NOTAS


Para soluciones prácticas y de ingenio, volvió el ladrillo de vidrio

Barraca Central es el principal importador y vendedor en nuestro país de ladrillos de vidrio de distintas procedencias. Este artículo tradicional en la arquitectura de otras épocas volvió al primer plano en todo el mundo y lo hace paulatinamente en Uruguay. Es una solución práctica que dinamiza la arquitectura


De la mano de Barraca Central el tradicional ladrillo de vidrio vuelve a la moda en la construcción uruguaya, como sucede en casi todo el mundo. La firma importa el producto desde varios orígenes y los técnicos y constructores lo aplican con ingenio y practicidad en sus obras.

Se trata de una solución que llega al público en variados modelos. Su aplicación mejora la luminosidad de los ambientes a través de paredes traslúcidas de fácil colocación y alta durabilidad, que amplía la utilidad y mejora la arquitectura tanto de ambientes interiores como exteriores.
Se destaca también su carácter original y económico.


CARACTERÍSTICAS
La gran transmisión lumínica de los ladrillos de vidrio, según el modelo empleado, alcanza a 75%. En función de esta característica su utilización está especialmente indicada en la construcción de grandes superficies, especialmente en aquellos ambientes donde se requiere una gran penetración de luz natural o artificial.

Por su cierre al vacío el producto tiene una excelente capacidad de aislamiento contra el frío y el calor, al punto de que sus propiedades térmicas sean comparables al vidrio doble o a un muro de 25 centímetros de espesor.

El ladrillo de vidrio también proporciona óptimos niveles de atenuación acústica según los modelos empleados, ya que su espesor y densidad con cámara al vacío le dan un buen rendimiento acústico.

Las construcciones realizadas con este material manifiestan una resistencia mecánica tal que le permiten soportar grandes cargas, como en pisos, claraboyas y contra el viento en las grandes fachadas.


APLICACIONES
Además de sus notables características y condiciones térmicas, los ladrillos de vidrio totalmente cerrados al vacío son un elemento atractivo y decorativo, y un excelente material para ser utilizado en su trabajo por arquitectos, diseñadores y decoradores.

Su variedad de modelos incluye al ladrillo liso, nube, acanalado, boreal y decorado, que permiten ser fácilmente utilizados en escuelas, hospitales, instalaciones industriales, metalúrgicas, fábricas, centros deportivos, fachadas, accesos a edificios de cualquier naturaleza, cajas de escaleras, paredes, tabiques y muros decorativos. La utilidad y practicidad de este material importado por Barraca Central demostró ser dúctil a ingeniosas soluciones, particularmente ante problemas de iluminación.


OPINIÓN TÉCNICA
En un artículo publicado por el arquitecto Vicente Puime se destaca la vuelta del ladrillo de vidrio a los primeros planos, subrayando que este material era usado con regularidad en construcciones públicas o áreas comunes de viviendas y oficinas.

El citado profesional indica que la construcción con ladrillo de vidrio se conoce también como "pared de hormigón traslúcido" en virtud de su forma de colocación y destaca que se ha "puesto al día" con las nuevas técnicas, logrando apariencias más atractivas, variedad de diseños y colores. "Hoy es muy empleado en todo el mundo, en todo tipo de construcciones, no solamente como una solución arquitectónica, sino también como una opción decorativa", sostiene Puime. "En principio su uso se vincula con aquellos casos en que, por cualquier circunstancia, interesa dejar paso a la luz sin que la visibilidad de la zona en cuestión quede incursa en desagradables indiscreciones".

Agrega el artículo que "la sola presencia de un área de cristal en piezas formando un panel luminoso y reticulado, tiene cualidades decorativas de primerísimo orden. Esta circunstancia debe tenerse en cuenta al proyectar un interior que por cualquier razón se halle falto o escaso de luz natural, o que pueda recibir luz artificial de un ambiente intermedio".

Asegura el arquitecto Puime que en la instalación de tiendas, cafeterías, restaurantes, salas de espectáculos, vestíbulos, perfumerías, bancos, etcétera, los moldeados de vidrio pueden solucionar "con irreprochable estética y sentido de modernidad el paso de la luz en paredes maestras, sin necesidad de abrir aberturas al exterior".

Advierte que cuando se trate de decorar "solamente el ingenio o la creatividad del diseñador de interiores podrá poner límite al uso de este material. Mostradores iluminados pro detrás, reflejos naturales en puestas de sol, juegos de luces de neón de marquesinas exteriores, son algunos efectos a tenerse en cuenta
", al utilizar este recurso.

Tratándose de la decoración de hogares, Puime dice que resulta un "elemento valiosísimo para la solución de algunos ambientes claves como áticos, recibidores y pasillos. Pero la importancia que han adquirido los cuartos de baño y las cocinas, sobre todo en viviendas amplias y lofts ha hecho del ladrillo de vidrio un aliado incomparable".

 

Soluciones técnicas

Entre sus consideraciones respecto al empleo del ladrillo de vidrio para distintas construcciones, el arquitecto Puime formuló una serie de recomendaciones técnicas sobre el empleo de este tipo de material.
En un ejemplo de construcción de cerramiento vertical enmarcado entre paredes y dintel para dimensiones de luz máxima de 2 metros, el ladrillo de vidrio se emplea sin armadura asentado con mortero tipo, dejando juntas para que nunca se toquen vidrio con vidrio.

Cierre vertical
En un cierre vertical para paredes libres o enmarcadas, mayores de 2 metros de luz, es necesario introducir en las juntas (una sí y una no) varillas de acero de 4 mm con mortero de arena y portland, sin cal.
En el caso de un cerramiento horizontal superior exterior, inclinado u horizontal (como el caso de las claraboyas), cada dos ladrillos de vidrio se debe dejar una junta armada de 5 centímetros (nervio) y la armadura se adecuará a la luz del espacio a cubrir.

Junta
La junta que no lleva nervio se profundiza 1 centímetro para que permita adicionar un material elástico impermeable.
Si se trata de un cierre horizontal (como un entrepiso), la luz a salvar será decisiva en la solución, pudiendo hacer como en el caso anterior, si las dimensiones con lado mínimo son de 1 metro. Si se supera esta dimensión se trabajará con la junta armada entre cada ladrillo.

Solución liviana
Si se desea recurrir a una solución más liviana, visualmente se pueden emplear perfiles doble T por debajo.


« VOLVER A TODAS LAS NOTAS


 
Página Inicial     |    Contactos
Emilio Raña 3185 entre D.A. Larrañaga (ex Centenario) y J.B. y Ordoñez (Propios)
Tel: 2506 9999  -  Email: ventas@barracacentral.com.uy